jueves, 29 de mayo de 2014

Las horas estrangulan los minutos.
Y yo, sin digerir, trago como estas horas mi saliva pesando soledades.
La monotonia del ómnibus que tiene las riendas de mi cuerpo,
No podrá callar esta voz.

Nuria Nuy ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hay un feedback que es elemental. Si tenés ganas de comenzarlo, comentá!