jueves, 24 de abril de 2014

En las luces, prolijamente encendidas, de la diagonal angosta; lo vio.
(Abrió sus brazos sin dejar de llorar)
De sus caminos recordó el temblor desde los pies a la gargata. La voz que no sale tampoco calla.
Sola, espera, ser hallada.

Nuria Nuy ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hay un feedback que es elemental. Si tenés ganas de comenzarlo, comentá!