martes, 6 de enero de 2015


Si se encienden los árboles,
Si hierve la sangre,
Si la permanencia natural nos alivia,
Si andamos detrás del mismo aroma,
Si la flor la descubrimos juntos,
Si la besamos, y al caer sus semillas
Si encienden en vos, conviven en mí
Si el río no termina y podemos andar,
Si tu voz en mi patio, si la mía al oído te dice,
Si el abismo lo tocamos por la tarde,
Si la calma llega por la noche...
Si nos encontramos,
¡Estamos a salvo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hay un feedback que es elemental. Si tenés ganas de comenzarlo, comentá!